AGRICULTURA DE PRECISIÓN

Ramón Palti, Business Broker – Partner de la Red Peruana de Negocios (RPN), elaboró una columna de opinión publicada en el Diario Expreso(*), donde comentó sobre la agricultura de precisión.

El futuro de la agricultura peruana pasa por el uso de tecnología para hacerla más eficiente y sostenible. En los últimos años los hemos visto volar por los campos agrícolas de las principales agroexportadoras, parecen un avión en miniatura, pesan menos de un kilo y pueden ser lanzados manualmente. Parecen de juguete, pero sus prestaciones son de un perfil superior. Los drones pueden recorrer hasta 200 hectáreas en su rutina de vuelo, con una autonomía de casi una hora, recogiendo información de todo tipo.

Los vehículos o sistemas aéreos no tripulados (UAV o UAS, por sus siglas en inglés) están cambiando las formas de trabajo en varias actividades económicas y, en agricultura, ayudan en el  manejo de cultivos y supervisión de bosques en todo el mundo; una herramienta potente en lo más alto del cielo.

Ya en tierra las imágenes tomadas por la cámara del dron se procesan con diferentes software e incluso con información obtenida por satélites, y la procesan para lo que hoy se llama “agricultura de precisión”. Las imágenes identifican las plantas verdes y el espacio que ocupan en el terreno. Se les puede agregar cámaras y sensores infrarrojos para ver el nivel de clorofila o identificar algún daño en los cultivos; o utilizar cámaras térmicas para medir la temperatura del suelo.

También se usan para fumigar y hacer uso efectivo de plaguicidas y pesticidas; además de beneficios medioambientales, también alivian el bolsillo de los agricultores. Y es que los drones han traído precisión y ahorro de costos a una de las actividades más esenciales de la agricultura.

La “agricultura de precisión” actualmente la utilizan las grandes empresas agroexportadoras. Los drones ya han sobrevolado más de 60,000 hectáreas en los valles de Villacurí, Olmos, Lambayeque, Piura y pueden indicar luego de procesar los datos, por ejemplo, qué zonas de sus campos son los más o menos eficientes, los problemas que se presentan (como falta de agua o plagas), o calcular la producción de una cosecha. Agregan valor e identifican riesgos en la agricultura.

Como lo mencionó el ingeniero Fernando Cilloniz en la última reunión de Business Brokers de la Red Peruana de Negocios (RPN), la agricultura es uno de los más importantes agentes dinamizadores de nuestra economía; bajo este enfoque, qué duda cabe de que la tecnificación del agro y el aumento sostenible de nuestra producción para consolidarnos como líderes de la agroexportación, requerirán el uso cada vez más intensivo de este tipo de soluciones tecnológicas.

En efecto, en los próximos años, se vivirá un interesante proceso de automatización y las funciones actuales de los drones se podrán hacer de forma automática. El dron volará y recogerá los datos sin apenas intervención humana y estos datos se transformarán en información para los agricultores e ingenieros agrónomos a través de un software inteligente y predictivo.

La irrupción de drones en el sector agrícola parece inevitable y necesaria. En poco tiempo será algo tan común como el uso de equipos de riego tecnificado o una cosechadora y, como en todo desarrollo tecnológico, lo mejor está probablemente recién por llegar. (Autor: Ramón Palti)



(*) Puede visualizar la publicación de Diario Expreso en el siguiente enlace: http://bit.ly/AgriculturadeprecisionRP