El SIS en el Mensaje

Viernes 9 de Agosto del 2019

 

En el mensaje de 28 de Julio, el presidente Martín Vizcarra prometió presentar un proyecto de ley para que la afiliación al Seguro Integral de Salud (SIS) no considere nivel socioeconómico. Según dijo, se extenderá la cobertura a una población de cuatro millones, adicional a los ya 18 millones de asegurados que hoy están en el SIS. Preocupante, porque el SIS nació bajo la premisa de proteger a la población vulnerable.

Recordemos que nace de la unión de dos programas: el Seguro Escolar Gratuito (SEG), creado para atender escolares de escuelas públicas en 1997, y el Seguro Materno Infantil, que cubría a gestantes y niños menores de 5 años en 1998. Ambos se fusionaron en el año 2001 y se convirtieron en el Seguro Integral de Salud. Es claro, entonces, que nació para cuidar la salud de los más vulnerables y no a quienes tienen suficiente para pagar un seguro privado. En el 2009 se creó la ley marco de aseguramiento universal en salud en el Perú, a fin de garantizar el derecho de todo peruano a la salud. Sin embargo, diez años después, no hemos logrado ni asegurar a todos, ni brindarles atención de calidad.

Para acceder al SIS gratuito, la persona debe estar registrada en el Padrón General de Hogares (PGH) del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social y en el Sistema de Focalización de Hogares (SISFOH), debiendo contar con la clasificación de pobre o pobre extremo. O, en su caso, los menores de cinco años y las gestantes que, simplemente, no cuenten con otro seguro de salud. ¿Cómo, entonces, es que hay 18 millones de personas inscritas en el SIS, 99% de ellas en el gratuito? ¿Tenemos 18 millones de pobres? Cualquier respuesta es lamentable.

Otro punto importante es el presupuesto del SIS. En el 2018, fue de 2,270 millones de soles. Con una población aproximada de 18 millones, esto nos da un per cápita de 126 soles al año por paciente. Necesitaríamos tres veces este monto para el 2020.

No hay proyecto de ley ni SIS que aguante si no aumenta el presupuesto considerablemente y se corrigen las deficiencias actuales. Necesitamos una reforma de Salud pensando en los más vulnerables, necesitamos ser más creativos y efectivos con el presupuesto, atraer el capital privado y recordar que el dinero que llega a Salud no es un gasto sino una inversión.

SANDRO STAPLETON: Business Broker – Partner de la Red Peruana de Negocios

Para leer la noticia entrar  aquí.