Salud es un sector en crisis en el Perú

Viernes 5 de Julio del 2019

 

En estos últimos años uno de los sectores más perjudicados por la falta de una buena política pública del Estado es el sector Salud.

Lamentablemente, el destape de la corrupción en el sector de la Construcción hizo que entrara en estado de coma por los contratos paralizados, las obras impagas y paralizadas por las denuncias mediáticas diarias, la cancelación y ejecución de las cartas fianza de las empresas involucradas y de otras que no estaban en esos actos, han hecho que se perjudiquen muchos terceros que les brindaron su trabajo a los que cometieron actos de corrupción dejando impagas a muchas de esas medianas empresas que les brindaron sus servicios y perjudicando tremendamente a los trabajadores que no tenían culpa alguna en los actos cometidos por las empresas brasileñas.

Muchos de estos funcionarios han sido detenidos por esos actos ilícitos. Y otros, que por temor a ser denunciados han dejado paralizado al sector, prefieren no ejecutar o sacar adelante las licitaciones pendientes ni continuar las obras paralizadas. Este efecto se ha multiplicado y desplazado a otros sectores que, como el nuestro, se ven más afectados aún debido a la falta de una política pública de Salud adecuada a nuestras necesidades.

En la actualidad, como todos sabemos, los hospitales carecen de medicamentos, equipos y profesionales que den solución a la gran demanda; el Sistema Integral de Salud (SIS) está técnicamente quebrado. Se creó este organismo para asegurar la salud de todos los peruanos, principalmente pensando en los más pobres, que eran aproximadamente cuatro millones de compatriotas. Ahora, por la crisis que se está viviendo y con el país paralizado, ha aumentado considerablemente esa cifra.

A este seguro, que albergaba a esos cuatro millones de peruanos, se le aprobó un  presupuesto para atender a esa población. Lamentablemente, con la política que implantó Ollanta Humala, se amplió su con¿bertura a 18 millones de peruanos colapsando todos los sistemas y servicios de salud sin un presupuesto adecuado para dicha población. Es decir, quebraron técnicamente el SIS y, por ende, los hospitales, llevando a los directores a sobrevivir con lo poco que se les daba, subvencionándose con empresas privadas que, desde hace tres años y medio, no cobran sus servicios prestados para por lo menos servir o atender las emergencias.

Como puedeverse, hay mucho por hacer y por mejorar en el sector Salud. Hay que recuperar la confianza de las empresas extranjeras para que inviertan en el país mejorando esos servicios ya colapsados. Tenemos que recuperar la estabilidad jurídica y política para que vuelvan esos capitales e inviertan a través de alianzas estratégicas (APP) con gobiernos regionales y municipalidades que trabajan y conocen la problemática de su población.

A nivel nacional, se necesita construir a través de estas alianzas centros de atención de primera capa, donde se trabaje la prevención de enfermedades (vacunas) y se dé atención básica primaria a estos pacientes para que no colapsen los hospitales de nivel IV.

Finalmente, para un buen manejo de política pública en Salud se necesita exigir a las nuevas empresas que quieran invertir en esos centros instalar historias clínicas sistematizadas para un mejor control de los pacientes, ayudando así a un mejor manejo de compras corporativas del Estado tanto de medicamentos, como de equipos, dispositivos y material médico de última generación.

*Rohit Rao, Business Broker de la Red Peruana de Negocios.

Visualiza la nota del diario Expreso aquí